Noticias

Virus con placa de policía

8 marzo 2012
Virus con placa de policía

Los virus informáticos son cada día más numerosos. Una gran familia de agentes patógenos que se oculta bajo muchos disfraces: espías, gusanos, secuestradores, policías... Les quitamos la máscara. 

El dato varía según quien haga los cálculos, pero algunos cifran en 286 millones el número de amenazas informáticas que nacen cada año. Entre ellas destaca el malware: archivos que al ser ejecutados dañan o se apoderan de nuestro ordenador. Son lo que popularmente conocemos como virus informáticos. 

Son muchos, cada vez más, y siempre encuentran la manera de colarse en nuestro sistema. Por si no teníamos bastante con gusanos, troyanos, espías... llegan nuevos impostores como los virus-policía.

Ladrones en nombre de la autoridad

Si llaman a tu puerta y es la policía, seguro que escuchas lo que tienen que decirte. Pero ¿qué pasa si llaman a tu ordenador? Existen virus que se hacen pasar por los agentes de la Ley y no dudan en mostrar una placa para identificarse.

Al infectarnos, nuestro ordenador queda bloqueado por un aviso policial. Nos acusa de frecuentar páginas de pornografía infantil o descargar archivos protegidos por derechos de autor. Para desbloquear el sistema nos exige el pago de una multa (en este caso de 100 euros):


Aunque estos estafadores pretendan engañarte utilizando direcciones de correo como Cyberpolice.net, la realidad es que la verdadera policía jamás te exigirá pagar online una multa.

Virus secuestradores: el rehén es tu ordenador

Otro tipo de virus que prolifera últimamente es el virus-secuestrador. Se infiltra en tu sistema haciéndose pasar por lo que no es y una vez dentro se hace fuerte. Coge como rehén a tu ordenador, bloqueando todo o solo algunos archivos. Entonces se presenta como lo que es, un virus peligroso, y te dice que si quieres volver a ver vivos a tus ficheros tienes que pagar un rescate.

No debes ceder al chantaje por una sencilla razón: aunque pagues, lo más probable es que no cumplan su palabra y te pidan más dinero, o que finjan marcharse pero dejen otro virus infiltrado en tu sistema.

Falsos antivirus

Navegas tranquilamente por la Red y entonces se abre una ventana que te dice que estás infectado con todo tipo de virus. Estás en peligro, aseguran, y tu única solución es pagar un dinero y descargarte un antivirus para hacer limpieza.

El problema es que estos antivirus son en realidad virus que dejarán limpio tu bolsillo pero no tu sistema. Algunos son fácilmente reconocibles por sus nombres extremadamente genéricos (Win 7 Antivirus, Security Shield...). No caigas en la trampa: si quieres pagar por un antivirus acude solo a los fabricantes reconocidos.

Cómo curar la infección

Si nos infectamos con alguno de estos virus, tendremos que seguir estos pasos:

  • 1. Reiniciar Windows en modo seguro y ejecutar el antivirus: realiza un escaneo completo. El objetivo es al menos conseguir identificar el virus para poder investigar más adelante sobre cómo eliminarlo.  
  • 2. Desconectarse de la Red: si estás infectado evita comunicarte con otros equipos a los que podrías contagiar y corta tus conexiones con el mundo exterior para que no roben tus datos. Conéctate a Internet solo si es absolutamente necesario y solo para actualizar el antivirus, pero no para entrar en la web de tu banco o tu cuenta de correo. Evita introducir dispositivos externos (como llaves USB) para que la infección no se propague. 
  • 3. Utilizar el CD de arranque (bootable media CD): se diferencia de otros discos de arranque en que incluye un antivirus actualizado. Es imprescindible haberlo grabado antes de pillar la infección. Muchos fabricantes permiten descargarlo desde su web aunque no hayas comprado sus productos. Con este CD podrás reiniciar el ordenador y limpiarlo de virus.   
  • 4. Conectar el disco duro a un equipo sano: puedes conectar tu disco duro a un ordenador sin infectar desde el que pasarle el antivirus.      

En cualquier caso, nunca pagues a un virus que te pida dinero ni proporciones datos personales.