Informe

Lectores DVD alta definición

1 enero 2011
Lectores DVD alta definición

¿No le gustaría contar con un equipo que le proporcione la misma sensación que el cine, pero en el salón de su casa? Algunos consumidores ya se han lanzado a la alta definición, pero no crea que un DVD de alta definición (Blu-ray) por sí mismo le va a garantizar la calidad que se supone ofrece. Tendrá que añadir una pantalla adecuada y un buen sistema de sonido surround para disfrutar de sus películas con la mejor calidad.

No hay duda de que la calidad de imagen en alta definición (720 líneas o 1.080 líneas) es mucho mejor que el sistema tradicional (sólo 576 líneas), y en cuanto a reproducción de imagen, los nuevos DVD en alta definición ofrecen una calidad muy superior a un DVD normal.

Sin embargo, algunos equipos sufren el efecto “judder”, por el que la imagen parece que avanza a “tirones”. Esto ocurre porque las películas DVD de alta definición avanzan a 24 imágenes por segundo, mientras que los reproductores refrescan la imagen 60 veces por segundo, y por ello, al no ser múltiplo exacto de 24, se produce esos saltos.

A pesar de ofrecer una gran calidad de imagen y sonido, la alta definición sólo se puede apreciar si se combinan el tamaño de la pantalla, las líneas que ofrece el televisor y la distancia a la que se encuentra el espectador. Por ejemplo, con un monitor de 32 pulgadas (lo mínimo para ver imagen de alta definición con calidad) y 720 líneas, el espectador deberá sentarse al menos a 3 metros para poder disfrutar de toda la calidad de la alta definición.

…pero no tanto de sonido

En cuanto a la calidad del sonido, para disfrutar por completo de la sensación del cine en casa, deberá contar con un equipo surround de 5 o 6 altavoces de buena calidad y tendrá que poner el volumen alto si quiere apreciar diferencia entre el sonido clásico y el de nuevo formato. Todos los reproductores analizados pueden leer los formatos nuevos, pero mejor use salidas analógicas de audio 5.1, 7.1 o HDMI, ya que la salida de audio digital no transfiere bien los nuevos formatos.

Si escucha sus películas en estéreo a través del televisor, la calidad deja que desear, ya que algunos equipos tienen problemas para comprimir los 5 canales de audio de alta definición en los 2 del estéreo. En ese caso necesitará elegir el formato de sonido que mejor se adapte desde el menú de la película DVD, si es que cuenta con esa opción.

Los complementos y la interactividad sí varían

La mayoría de los reproductores son fáciles de usar en general, aunque en algunos casos los fabricantes deberían mejorar el uso intuitivo del mando y del menú, así como el tiempo de respuesta. También hay videoconsolas que funcionan como reproductores de alta definición aunque con menos prestaciones.

Algunos DVD ofrecen complementos útiles, como la conexión a otros equipos de uso doméstico (ordenadores, vídeos, aparatos multimedia) mediante cable de red, conexión a videocámaras de alta definición, salida HDMI (la última versión 1.3 incluye ventajas interesantes) para conectar con una pantalla o proyector, y funciones interactivas como el PiP (imagen dentro de imagen, para ver dos imágenes de forma simultánea).

El consumidor, salvado por el Blu-ray

Los soportes de alta definición, el Blu-ray y el HD-DVD, respaldados cada uno por distintos fabricantes, han protagonizado una batalla donde el consumidor volvía a aparecer como único perdedor. Las diferencias entre estos soportes son mínimas. El problema surge cuando el consumidor se tiene que decidir por un formato porque después sólo podrá ver películas que estén preparadas para el formato elegido.

En el mercado actual el Blu-ray (impulsado por Sony) ha terminado imponiéndose. Algunos fabricantes que seguían la tecnología HD-DVD, como Toshiba y Samsung, ya han anunciado su retirada del mercado. El consumidor está salvado, o casi. Recordamos que aquellos que ya habían comprado equipos con formato HD-DVD, deben exigir al fabricante que mantenga el soporte técnico y el servicio post-venta.


Al servicio de 345.000 socios.