Noticias

Productos milagro para pasar borracheras y resacas

26 julio 2011
Productos milagro para pasar borracheras y resacas

El Alkolator es solo uno más de la larga lista de productos que aseguran reducir los efectos del alcohol y hacernos pasar mejor la resaca. ¿Sus argumentos? Un cúmulo de falsedades para engañar a los incautos.

Internet es terreno abonado para que incontables charlatanes nos vendan sus "milagros". Fabricantes de lluvia, carne de teletienda, feriantes que aseguran hablar en nombre de la ciencia. La OCU considera su obligación emprender una campaña de contrapropaganda para orientar al consumidor y desenmascarar a los vendedores de humo.

En el capítulo de hoy, suplementos dietéticos que aseguran anular los efectos del alcohol. Con todos vosotros: el Alkolator.

¿El mejor invento del siglo XXI?

Este producto no es el único de su clase. En la teletienda, la Web y los mentideros de las discotecas se habla de milagrosas pócimas que pueden curarte la borrachera. Un traguito y estarás sobrio. 

Alkolator asegura reducir los efectos del alcohol y la ansiedad por tomarlo. A la venta en farmacias y en su pintoresca web, no es difícil apreciar el sentido último de su publicidad. Podrás beber a voluntad porque Alkolator es "el mejor invento del siglo XXI", la poción mágica que te hará recuperar la concentración y permanecer "lúcido para divertirse y para conducir sin poner en peligro a nadie".

Un mensaje peligroso e irresponsable. Sobre todo porque Alkolator es un suplemento con vitaminas y plantas que no puede cumplir lo que promete.

Desmentir un puñado de mentiras

Desmontamos las promesas del Alkolator y del resto de productos milagro contra la resaca y la borrachera:

  • Reducen la tasa de alcohol en sangre: Nuestro organismo elimina el alcohol a una velocidad relativamente estable, con ligeras variaciones individuales. No es posible acelerar este ritmo según nos convenga.
  • Eliminan la resaca: Hoy por hoy no existe nada que haya demostrado su eficacia contra la resaca. Con una notable excepción: beber menos. Una vez que hemos bebido y empezamos a notar los molestos síntomas del día siguiente, lo único que puede ayudarnos son analgésicos y antiinflamatorios, y solo si el estómago nos lo permite.  
  • Permiten conducir aunque se haya bebido: La estupidez más peligrosa de todas las que proclaman sus vendedores. Según ellos, el Alkolator es el "gran amigo de la seguridad vial". Tras recomendar el preceptivo "si bebes, no conduzcas", no tienen reparos en afirmar que, si decides pese a todo beber y conducir, tienes que tomar Alkolator. Las fotos de conductores no dejan lugar a dudas sobre el público al que se pretende atraer. Conviene ponerse serios y recordar algunos de los efectos del alcohol en la conducción: incoordinación motora, alteración en la percepción de las distancias, sueño, euforia, tiempos de reacción más lentos... Jugar con algo tan serio como la seguridad vial y lanzar alegres afirmaciones sobre las mágicas propiedades de un fantasmagórico suplemento dietético es una insensatez imperdonable.   
  • Reducen la ansiedad por consumir alcohol: Solo unos pocos fármacos han demostrado ayudar en la disminución del consumo de alcohol, y solo en algunos casos. De hecho, el uso de fármacos es secundario en el tratamiento del alcoholismo, que se aborda de manera multidisciplinar con un médico de familia, un psiquiatra, en algunos casos un medicamento de apoyo... Entre estos medicamentos jamás se ha encontrado ni se encontrará el Alkolator ni otras pócimas de su misma familia.  

Detrás de la poción mágica

La magia de las pócimas anti-alcohol parece encontrarse en vitaminas del grupo B y en especial en el ácido pangámico, también llamado vitamina B15. Esta sustancia arrastra controversias desde su descubrimiento en la década de los 50. Dependiendo del charlatán, se le ha atribuído propiedades como curar el asma o el cáncer. También reducir la fatiga, aumentar el rendimiento al hacer deporte y anular tanto la resaca como el alcoholismo. ¿Qué hay detrás?

Probablemente nada. La documentación científica tras medio siglo de investigaciones  considera que el ácido pangámico ni tan siquiera es una sustancia identificable, es decir, que puede (y suele) variar de un compuesto a otro. Dependiendo del producto milagro que hayamos comprado, en su fórmula podemos encontrar pangamato cálcico, gluconato sódico, dicloroacetato de diisopropilamina... Todas estas sustancias se agrupan bajo el engañoso nombre de vitamina B15. Ni es una vitamina ni queda claro lo que es en realidad. La FDA estadounidense, responsable de regular el comercio de alimentos y fármacos, ha concluído que "la estructura química y la naturaleza de esta sustancia no se han determinado, y mucho menos sus propiedades". En resumen, humo y nada más.

Puede ser incluso peor. Algunos estudios han considerado al ácido pangámico como sustancia insegura, ya que ha dado positivo en test mutagénicos. Una sustancia que no está identificada, con efectos que jamás se han demostrado y de seguridad dudosa. Por no saber, ni tan siquiera se sabe a partir de qué dosis haría efecto en nuestro organismo. De hecho, el Alkolator ni tan siquiera especifica qué cantidad de ácido pangámico contiene.  

El mito de la vitamina B

Los productos para acabar con la borrachera y con la resaca (bebidas, cápsulas, pastillas...) basan sus mágicas propiedades en vitaminas del grupo B. ¿Tienen alguna base científica?

En el alcoholismo crónico se produce un déficit de vitaminas del grupo B, por lo que es recomendable administrar suplementos, pero no existe ninguna evidencia de que estas vitaminas ayuden a disminuir la tasa de alcohol en sangre o a pasar mejor la resaca.

La vitamina B1, por ejemplo, se administra por vía intramuscular cuando un alcohólico crónico acude a urgencias. Se hace para evitar la encefalopatía de Wernicke y el síndrome de Korsakoff. Muchos protocolos de urgencias incluyen también la vitamina B6, que podría aliviar los síntomas de una intoxicación etílica grave.

La vitamina B12 se debe tomar en forma de suplementos cuando haya un déficit, ya sea en alcohólicos o anémicos, pero no funciona para tratar los síntomas del alcohol o la resaca.

La realidad es que en la gran mayoría de las personas sanas no es necesario tomar ningún suplemento de vitamina B. Llevando una dieta sana conseguimos toda la cantidad necesaria.

¿Cerveza para la resaca?

Otro de los mitos recurrentes sobre el alcohol es que lo mejor para la resaca es beber más. Pero la verdad científica dice justo lo contrario: consumir más de la sustancia que ha producido la intoxicación solo empeorará nuestros síntomas.

Igualmente desaconsejable es la cafeína, sustancia que llevan tanto el Alkolator como prácticamente todas las pociones pensadas para contrarrestar la borrachera. Es una combinación nada aconsejable: está demostrado que la cafeína puede incrementar los efectos del alcohol en nuestro organismo. En un primer momento, la acción estimulante de la cafeína atenúa los efectos depresores del alcohol, lo que en un segundo momento facilita que bebamos más. Aunque al principio lo notemos menos, al final de la noche estaremos más borrachos y al día siguiente tendremos más resaca.

 

No dejes que se rían de ti y pongan en riesgo tu salud. Infórmate sobre el Alcohol.