Noticias

¿Candidato a tener glaucoma?

10 marzo 2016
Glaucoma

El 12 de marzo es el Día Mundial del Glaucoma, una enfermedad que puede causar ceguera. Todo apunta a que una presión intraocular alta no siempre es el detonante. Pero si tienes más de 50 años y familiares cercanos afectados o si sumas varios factores de riesgo, vigila tus ojos.

La celebración del Día Mundial del Glaucoma es una llamada de atención sobre una afección que, junto a la retinopatía diabética y la degeneración macular asociada a la edad, representa una de las causas más frecuentes de ceguera

Provoca visión de túnel

Aunque hay diferentes tipos de glaucoma, el más frecuente es el glaucoma crónico de ángulo abierto, que supone el 90 % de los casos, por eso nos vamos a referir a él. Todo empieza cuando el líquido que nutre las estructuras de la cámara anterior del ojo, el llamado humor acuoso, tiene dificultades para ser evacuado. Al principio, es normal que la persona no note nada. Pero eso eleva la presión dentro del ojo (intraocular) y con el tiempo acaba por dañar la cabeza del nervio óptico

El daño en el nervio óptico es el que produce la típica visión de túnel: la persona ve bien lo que tiene en el centro de su campo visual. Pero lo que hay en los bordes va volviéndose borroso. Se va deteriorando la visión periférica. El problema es que la persona puede no notarlo hasta que la pérdida ha progresado mucho. De ahí la importancia de hacerse revisiones oculares periódicas, sobre todo cuando se es candidato a tener glaucoma.

Para conservar la vista, detectarlo a tiempo

La reducción del campo visual que causa el glaucoma, una vez que se ha desarrollado, es irreversible. Así que no lo dudes, si te falla la vista acude a un oftalmólogo. Estos especialistas para el diagnóstico del glaucoma se basan en los resultados de las siguientes pruebas:

  • Primero, la tonometría, que sirve para medir la presión intraocular y dura un par de minutos como mucho.
    No es dolorosa ni conlleva riesgos para la córnea.  
  • Después, la oftalmoscopia, que permite examinar el fondo de ojo y visualizar el estado de la cabeza del nervio óptico. 
    Para hacerla, se dilatan las pupilas con unas gotas. El instrumento ilumina el interior del ojo y el médico puede valorar, entre otros datos, la forma, el aspecto y el color del nervio. 
  • Si se considera necesario, se añade la campimetría, con objeto de medir el campo visual y la pérdida de visión periférica. 
    El paciente debe fijar la vista en un punto, mientras unas luces intermitentes se iluminan alrededor de ese punto en diferentes partes del campo visual. Además de para diagnosticar el glaucoma, sirve para examinar su progresión.

¿Eres candidato a tener glaucoma?

¿Quieres saber si estás en el grupo de personas con mayor riesgo de padecer glaucoma? En ese grupo están los individuos: 

  • Mayores de 50 años
  • Con antecedentes familiares de glaucoma. 
  • Que hayan sufrido heridas o traumatismos en el ojo
  • Con una miopía elevada
  • Con diabetes o enfermedades cardiovasculares
  • Que necesiten tratamiento a base de corticoides durante largos periodos, pues se trata de fármacos que elevan la presión intraocular. 
  • Con una presión intraocular por encima de 21 mm Hg (milímetros de mercurio).
Si tienes varios factores de riesgo, especialmente antecedentes familiares y edad superior a los 50, más aún si eres diabético o tienes un grado elevado de miopía, es importante que estés muy pendiente de tu vista. 

Pero no te alarmes solo por tener una presión intraocular por encima de 21. Como mínimo, un 20 % de las personas afectadas de glaucoma crónico tiene una presión intraocular por debajo del límite establecido como normal. Y, además, el 70 % de las personas con presión intraocular alta nunca desarrollarán glaucoma.