Noticias

Combatir el cáncer

4 febrero 2016
Combatir el cáncer

El 4 de febrero es el Día Mundial contra el Cáncer. Buena ocasión para recordar la importancia de las medidas de prevención (dieta variada, ejercicio, no fumar, protegerse del sol...), la necesidad de los controles para un diagnóstico precoz de la enfermedad y de abordar un enfoque integral. 

Cáncer: algunos datos 

El cáncer es la primera causa de mortalidad entre los hombres, y la segunda entre las mujeres, después de las enfermedades cardiovasculares.

El cáncer de pulmón es el más frecuente entre los varones y está relacionado directamente con el consumo de tabaco.

El cáncer de mama es el que más afecta a las mujeres.

Tumor o cáncer

Un tumor es una proliferación anormal de un tejido, originada por un conjunto de células que se multiplican en exceso. Pero tumor no es sinónimo de cáncer, ni mucho menos.

  • Un tumor es benigno cuando las células proliferan lentamente, quedan perfectamente agrupadas y no se diseminan. Ello no significa que siempre sean inofensivos: dependiendo de dónde se localizan, pueden llegar a comprimir órganos vecinos y obligar por tanto a su extirpación quirúrgica.
  • Los tumores malignos están formados por células que proliferan más rápidamente y de forma anárquica, pudiendo invadir los tejidos vecinos y diseminarse a través de la sangre o de los vasos linfáticos hacia otras zonas del cuerpo. Se habla entonces de cáncer.
  • Cuando el tumor está extendido a varios órganos o ha alcanzado a otras partes del cuerpo, lejos del lugar de origen, se habla de metástasis.

Hábitos más saludables para prevenir

Algunos cánceres están absolutamente determinados por factores genéticos en los que poco se puede hacer por evitar su aparición. Sin embargo en la mayoría de los casos, aunque pueda existir incluso una predisposición genética, existe un cúmulo de circunstancias (tabaquismo, consumo excesivo de alcohol, desequilibrio alimentario, sedentarismo, etc.), que favorecen su desarrollo. El modo de vida puede ser determinante: unos hábitos saludables pueden contribuir a reducir la incidencia del cáncer entre un 30 y un 40%, especialmente del de mama, colon y esófago. Por tanto, en la prevención del cancer resulta clave:

  • Mantener un peso adecuado: valora si necesitas adelgazar.
  • Seguir una dieta variada muchas frutas y verduras (al menos 5 al día) y cereales integrales y menos grasas.
  • No fumar.
  • 30 minutos diarios de actividad física moderada.
  • Evitar la exposición innecesaria a radiaciones o a sustancias que podrían generar cáncer.

Cuándo hay que acudir al médico

  • Si notas un bulto, una herida que no se cura sangrados anormales o un lunar que cambia de forma, tamaño o color.
  • Si presentas trastornos que no remiten (por ejemplo, tos o voz ronca persistentes), un cambio en el funcionamiento intestinal o de la vejiga, un cambio de peso inexplicable.
  • Si eres mujer realiza tus revisiones ginecológicas periódicas (para explorar mamas, hacer una citología, etc.).
  • En tres casos concretos, la evidencia científica acumulada a día de hoy aconseja realizar lo que se denominan pruebas "de cribado", destinadas a detectar precozmente el cáncer en personas sanas. Se trata del cáncer de colon (recomendado para personas de entre 50 y 69 años), el cáncer de cuello de útero (una citología cada 3 a 5 años en mujeres de entre 25 y 65 años) y cáncer de mama (cada dos años en mujeres de entre 50 y 69 años).

Tratar el cáncer

Los tratamientos clásicos para el cáncer son la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía, aunque se empieza a probar con otros más novedosos, como la terapia génica, la inmunoterapia y la terapia hormonal. Gracias a estos avances se ha conseguido en los últimos años rebajar de forma sensible la mortalidad, alargar la supervivencia con buena calidad de vida y en muchos casos curar definitivamente la enfermedad.

Quedan sin embargo muchos retos por conseguir. Por ejemplo, los estudios más recientes alertan de que en poco tiempo el cáncer de pulmón puede convertirse pronto en el cáncer más mortal entre las mujeres (ya lo es en los hombres) debido al tabaquismo. No hay que bajar la guardia.