Noticias

Contra la tos, menos medicamentos

22 febrero 2016
Contra la tos, prevención

Cuando surge la tos, lo habitual es tirar de medicamentos, cuando hay gestos mucho más eficaces que tomar pastillas. Medicamentos para la tos hay de muchas clases y se presentan casi siempre como panaceas, pero no es recomendable utilizarlos, salvo que la tos sea persistente.

Algunos sencillos gestos son en ocasiones más eficaces que tomar medicamentos.

En el caso de la tos, está comprobado que seguir una serie de recomendaciones, que enumeramos, pueden ayudar a mejorar y a aliviar las molestias:

  • Chupar caramelos. Los caramelos suelen ayudar a combatir la tos seca y suavizan la garganta, aunque no se recomienda para menos tres de tres años.
  • Humidificar. Un ambiente adecuado puede resultar fundamental. Para ello, se pueden utilizar humidificadores. De esta manera se evita que se resequen las vías respiratorias. Los de vapor frío son los más seguros.
  • Tomar líquido. Además de mantener un buen nivel de hidratación, tomar muchos líquidos puede contribuir a que el moco sea más fluido y se expulse mejor.
  • Lavarse las manos: Una buena higiene de manos contribuye a prevenir las infecciones en las vías respiratorias.
  • Respetar las dosis: Tomar más cantidad de medicamentos de lo recomendado no sirve para curarse antes, pero sí puede desencadenar los indeseados efectos secundarios que tienen casi todos esos fármacos.

Así son los medicamentos contra la tos

Los medicamentos contra la tos se presentan de muy diferentes maneras, y en ocasiones lo hacen como si fueran panaceas. Pero lo cierto es que no es recomendable utilizarlos, salvo cuando la tos sea persistente.

Los medicamentos más habituales para la tos son:

  • Antitusígenos. Evitan o cortan la tos. Los más conocidos suelen llevar dextrometorfano y cloperastina y se pueden vender sin receta médica. Los que incluyen codeína sí necesitan receta y son algo más eficaces, aunque con frecuencia ocasionan reacciones adversas y además están prohíbidos en menores de 12 años.

  • Combinados. Los medicamentos combinados para la tos seca suelen incluir dextrometorfano y otras sustancias, como antihistamínicos, descongestionantes o paracetamol. Pero su eficacia es dudosa, especialmente cuando combinan principios activos de acciones opuestas. Además, cuantos más fármacos incluyan, más riesgos de provocar reacciones adversas.

  • Expectorantes y mucolíticos. Los expectorantes estimulan la producción de moco bronquial y los mucolíticos disminuyen su viscosidad y facilitan su expulsión. Los más conocidos llevan ambroxol, bromhexina, acetilcisteína y carbocisteína. Su eficacia es dudosa y pueden provocar efectos secundarios.

  • Homeopatía. Utiliza extractos naturales en diluciones extremadamente bajas. No existe evidencia científica de que tengan algún efecto, más allá del placebo.