Noticias

¿Los polvos de talco provocan cáncer de ovario? No hay pruebas

25 febrero 2016
Los polvos de talco no provocan cáncer de ovario

En Internet podemos encontrar desde hace años multitud de webs que afirman abiertamente que los polvos de talco provocan cáncer de ovario, sobre todo en páginas sudamericanas. Pero lo cierto es que no existen pruebas concluyentes de que esta afirmación sea cierta.

En Internet podemos encontrar desde hace años multitud de webs que afirman abiertamente que los polvos de talco provocan cáncer de ovario, sobre todo páginas sudamericanas. Incluso acaba de conocerse la condena de un jurado estadounidense hacia la firma Jhohnson & Johnson, que deberá pagar una indemnización millonaria a la familia de una mujer que falleció por cáncer de ovario y que durante muchos años de su vida usó productos de esa marca para la higiene íntima. Pero lo cierto es que no existen pruebas concluyentes de que esta afirmación sea cierta.

La relación entre los polvos de talco y el cáncer de ovario tiene su base en que el talco, como matería prima, puede estar contaminado o mezclado con asbesto -también conocido como amianto-, una sustancia que sí se considera cancerígena.

El polvo de talco se obtiene por pulverización del propio mineral natural de talco, compuesto de magnesio y silicatos, sobre todo; y el asbesto es un mineral que se encuentra también de manera natural y que se compone de silicatos. Ambos pueden encontrarse juntos en las minas, y de ahí la posibilidad de contaminación.

Pero desde hace algunas décadas el talco de uso cosmético no puede contener trazas de asbestos, y no existen pruebas consistentes de que produzca cáncer de ovario por su aplicación en la zona genital. Es decir, no está demostrada la relación entre el talco utilizado actualmente, libre de asbestos, y el cáncer.

Un producto en desuso

En cualquier caso, el uso de talco para la higiene íntima de la mujer no es habitual. Otra cosa es lo que sucede en América, de donde provienen la mayoría de informaciones que relacionan polvos de talco y cáncer de ovario.

Sí se ha utilizado sobre todo para niños, para reducir la fricción, evitar rozaduras y absorber la humedad y así proteger la piel, aunque su uso tampoco está ya muy extendido, como sí ocurría hace décadas.

Las recomendaciones actuales sobre los productos del cuidado del bebé excluyen los polvos de talco. Pero no porque su uso conlleve riesgo de cáncer, sino porque sus partículas son tan pequeñas que el bebé podría inhalarlas, con el consiguiente riesgo para sus pulmones.


Contenidos relacionados