Noticias

Prótesis PIP: las víctimas de la falta de control tienen rostro

9 julio 2012
Prótesis PIP: las víctimas de la falta de control tienen rostro

La falta de control de los productos sanitarios pone en juego la salud de los consumidores. Un ejemplo de ello es la situación que viven las afectadas por las prótesis Poly Implant PIP. Nuestro mini vídeo te da una idea de por qué hay que tomarse el control de los productos sanitarios mucho más en serio.

La OCU y otras organizaciones de consumidores europeas están haciendo todo lo posible para que no se vuelvan a repetir situaciones como las generadas por las prótesis Poly Implant PIP.

El fabricante de estas prótesis, que contaban con el sello CE, empezó a rellenarlas de modo fraudulento con un gel industrial que favorecía su rotura y su dispersión por el organismo. Las prótesis se han estado distribuyendo e implantando durante años, porque la voz de alarma tardó mucho tiempo en saltar.

Ha quedado patente que los sistemas de autorización, control y seguimiento de los productos sanitarios no están funcionando. Una vez conseguida la autorización en un país de la Unión Europea, un producto sanitario puede circular libremente sin necesidad de que cada Estado miembro lleve a cabo un control posterior efectivo.

Los profesionales sanitarios disponen de un sistema para comunicar los problemas que descubren en el ejercicio práctico de su trabajo, pero no lo usan como debieran. Está infrautilizado. Desde que estallara el escándalo de las PIP, parece haberse movido algo y ahora hay otro gel en el punto de mira.

Los pacientes, en este caso las portadoras de las prótesis, no tienen una vía directa para denunciar los problemas que sufren. Desde la OCU abogamos por la existencia de un sistema de notificación directa por parte de los pacientes.

Si tienes alguna duda sobre la importancia de los controles, nuestra entrevista a una afectada por las prótesis PIP la borrará: mira el vídeo.

Prótesis PIP: las víctimas tienen rostro


Al servicio de 345.000 socios.