Los sitios de OCU
Informe

Tabaco y salud

Tabaco y salud

Cada año, millones de personas mueren en el mundo a causa del tabaco. Bajo la frialdad de esa cifra se esconde el sufrimiento de los enfermos fallecidos y de sus familias, por no hablar de un enorme perjuicio económico.

El tabaquismo es una enfermedad crónica

El tabaco es una planta solanácea originaria de América cuyas hojas ya eran consumidas por la población nativa antes de la llegada de los españoles, pero no fue hasta comienzos del siglo XX cuando la producción industrial de cigarrillos provocó un aumento del consumo y lo convirtió en una amenaza contra la salud pública. Al analizar el humo del tabaco, los investigadores han llegado a detectar hasta 4.500 sustancias distintas, la mayor parte nocivas para la salud.

Entre ellas hay que destacar el monóxido de carbono, los oxidantes y el alquitrán, que son causantes de enfermedades cardiorrespiratorias y tumorales, y por supuesto, la nicotina, sustancia responsable de que sea tan difícil dejar de fumar.

El reconocimiento del tabaquismo como enfermedad crónica ha inducido también un cambio radical en la forma de tratarlo. La fuerza de voluntad ya no es la única arma con la que cuentan las personas que están intentando dejar el tabaco, pues en los últimos años se han desarrollado tratamientos médicos que han demostrado científicamente su eficacia para ayudar a los fumadores a dejar de serlo. Por desgracia, todavía no son los suficientemente conocidos: según datos recientes, sólo entre un 2% y un 4% de los intentos serios de abandono del tabaco están acompañados de un tratamiento adecuado.


Al servicio de 345.000 socios.