Nota de prensa

La OCU denuncia la incorrecta temperatura de conservación de refrigerados y congelados en las tienda

6 junio 2007

El 56% de los alimentos refrigerados y el 48% de los congelados inspeccionados por la OCU se encontraban a temperaturas demasiado altas

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha medido la temperatura de 348 productos congelados y refrigerados en 70 establecimientos de siete grandes ciudades: Barcelona, Bilbao, La Coruña, Madrid, Sevilla, Valencia y Zaragoza. Los resultados se publican en el número 316 de la revista OCU-Compra Maestra correspondiente al mes de junio.

El 56% de los alimentos refrigerados y el 48% de los congelados revisados por la OCU en 70 tiendas se encontraban por encima de la temperatura que establece la normativa. La incorrecta conservación de los alimentos a una mayor temperatura puede provocar y favorecer el desarrollo de bacterias, que pueden dar lugar a la disminución de la duración y la calidad del producto e incluso puede provocar intoxicaciones alimentarias, sobre todo en las fechas calurosas que se acercan. De hecho si no se producen más intoxicaciones es por la buena calidad higiénica de los alimentos en origen, no por sus condiciones de conservación.

Por ciudades, Zaragoza y sobre todo Barcelona destacan por la buena conservación a temperatura adecuada. Por el contrario, La Coruña y especialmente Valencia obtienen los peores resultados. A juicio de la OCU estas diferencias sólo se explican por la realización de inspecciones por parte de las autoridades sanitarias que son determinantes para atajar este tipo de prácticas y mejorar la calidad para el consumidor. Por ello, la OCU pide un aumento de las mismas.

Existen distintas temperaturas de conservación para cada alimento. Hay una normativa general que obliga a conservar entre 0 y 8º los alimentos refrigerados y a -18º los congelados. Pero además en función del tipo de producto existen normativas específicas usadas por los fabricantes para determinar las fechas de caducidad. La mezcla en los expositores de productos favorece que no se cumplan las condiciones de conservación adecuadas.

Respecto del tipo de establecimiento (Hipermercado, Supermercado,…), de los datos obtenidos por la OCU no se pueden establecer conclusiones definitivas, pues tanto unos como otros obtienen distintas calificaciones, lo mismo puede decirse por cadenas, ya que una misma cadena obtiene buenos resultados en unas ciudades y malos en otras. Respecto del tipo de cámara donde se conservan los alimentos, los congeladores cerrados no han obtenido mejores resultados que los abiertos.

Por último, la OCU quiere ofrecer algunos consejos a los consumidores a la hora de adquirir productos refrigerados y congelados:

  • Coja los congelados y refrigerados al final de la compra, eligiendo los más pegados al fondo de la vitrina.

  • Si son congelados, compruebe que no hay escarchas ni roturas en las bolsas y que las piezas pequeñas se desprendan con facilidad.

  • Métalos en una bolsa isotérmica para su transporte y procure que este sea lo más rápido posible.

  • Guárdelos cuanto antes en el frigorífico en la zona adecuada para cada producto.


Para más información, Eva Jiménez, Tfno.: 91 722 60 61 ejimenez@ocu.org


Al servicio de 345.000 socios.