Nota de prensa

Industria del calzado: pésimas condiciones de los trabajadores

28 marzo 2012
Industria del calzado: pésimas condiciones de los trabajadores

La OCU ha realizado un estudio de la Responsabilidad Social Corporativa de 17 marcas de zapatos, con resultados demoledores. Trabajadores en condiciones de semiesclavitud en países del tercer mundo, maltrato animal, deforestación... es la cara oculta de la industria del calzado. Mira el vídeo sobre las pésimas condiciones de trabajo.   

Madrid, 28 de marzo de 2012. La OCU ha investigado los aspectos sociolaborales, medioambientales y relacionados con el bienestar animal en el proceso de producción del cuero que se utiliza para la fabricación de zapatos de 17 marcas diferentes y muy conocidas en España.

La investigación concluye que solo 4 marcas desarrollan buenas políticas de responsabilidad social; otras 4 han iniciado algunas medidas, mientras que el resto destaca por su irresponsabilidad social y su falta de transparencia, lo cual ha sido penalizado por la OCU en los resultados finales. La información íntegra se publica en la revista OCU-Compra Maestra del mes de abril: accede a la versión pdf.

Para la realización de esta investigación, la OCU ha visitado dos de los países de donde sale un tercio de las pieles que utilizan las principales marcas de calzado: India y Brasil. La Organización no pudo entrar en las fincas ganaderas ni en los mataderos de Brasil pero sí consiguió hablar con algunos de los trabajadores.

La mayoría de marcas de zapatos depende de proveedores subcontratados. Algunas firmas desconocen o no quieren saber la realidad de lo que se esconde en estas subcontratas en las primeras fases de su cadena de producción.

Los testimonios a los que ha tenido acceso la OCU hablan de la cría de ganado en fincas creadas mediante deforestación de la selva amazónica. Para este trabajo, en ocasiones se emplea a trabajadores esclavos que se tienen que enfrentar a picaduras de serpientes, hambre, enfermedades y accidentes laborales.

En India, la situación en las tenerías (donde se curten y trabajan las pieles) no es mejor. Los ácidos y metales que se utilizan para tratar el cuero afectan a los trabajadores y por supuesto, a las aguas subterráneas, ríos y tierras fértiles. Esta situación se repite con los animales que son llevados al matadero en condiciones crueles ignorando totalmente la legislación sobre bienestar animal.

La OCU denuncia

Ante esta lamentable situación, la OCU considera que:

  • Las firmas de zapatos deberían afrontar esta cruda realidad y tomar medidas para mejorar las condiciones de producción.
  • No es justo que se ignoren los daños ambientales provocados.
  • Los consumidores deben conocer de dónde procede la piel de sus zapatos y cómo se hacen.
¿Quieres conocer el detalle del estudio? Consulta el artículo completo aquí
Las imágenes son muy elocuentes: mira el vídeo


Al servicio de 345.000 socios.