Error

Agenda

10 logros de la OCU

1 enero 2012
10 logros de la OCU

La OCU funciona. A continuación repasamos algunos de los éxitos más importantes que hemos conseguido en los últimos 35 años. A ellos hay que añadir otros importantes logros en la lucha contra las prácticas abusivas por parte de compañías y profesionales. Siempre luchando por los derechos de todos los consumidores.  

¿Un kilo de pan de 850 gramos?

En 1977, el gremio de panaderos de Madrid decidió aplicar una peculiar subida de precios. Al no autorizársele una subida del precio, el kilo de pan pasaría a pesar 850 gramos.

La OCU presentó una querella por fraude que prosperó. Y así fue como el kilo de pan volvió a pesar 1.000 gramos exactos.

Indemnización para las víctimas de la colza

En 1981 la OCU asumió la defensa de un grupo de víctimas del envenenamiento de la colza y la representación de todos los consumidores.

En 1997, tras 16 años de batallas legales, el Tribunal Supremo condenó al Estado como responsable civil subsidiario que debía afrontar indemnizaciones por más de medio billón de pesetas. La sentencia, además, reconoció la legitimidad de la OCU para representar a todos los afectados.

Hamburguesas más saludables

En 1991, la OCU realizó un análisis de los productos de venta en hamburgueserías y, a la luz de los resultados, denunció la situación.

El sector cambió las grasas de fritura y diversificó la oferta, dando entrada a pescados y frutas. La población tomó conciencia del desequilibrio nutritivo que implicaba consumir habitualmente estos productos.

Servicios telefónicos de valor añadido

En 1992 se empezaron a prestar los servicios telefónicos de valor añadido, con prefijo 903. Se hizo sin garantías (los equipos no estaban homologados), sin información y con una importante presión publicitaria, especialmente en los llamados teléfonos de tertulia o party line. Esto generó gravísimos problemas económicos en muchas familias.

La OCU emprendió una acción para conseguir, por un lado, la regulación de esos servicios y, por otro, la solución económica para más de 200 usuarios que habían visto cómo sus facturas telefónicas se disparaban hasta cifras millonarias.

La regulación de los servicios telefónicos de valor añadido (conseguida por la OCU en 1993), estableció que los servicios que se prestaban bajo el prefijo 903 se diesen solo a los consumidores que expresamente los solicitaran (salvo aquellos servicios que por su interés social pudiesen ofrecerse a todos los usuarios: para estos se creó el prefijo 906). 

Debido a la nula demanda de los 903, sus contenidos fueron migrando al prefijo 906, ante la pasividad de la Administración, con lo que se volvió a la situación denunciada en 1992. Entonces la OCU volvió a la carga: denunciamos más de 1.000 números a la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones.

Ante su falta de actuación, pusimos una demanda por las irregularidades de estos servicios. Esta demanda es la primera que se interpone en España en defensa de los intereses difusos de todos los consumidores, lo que quiere decir que su sentencia, de ser favorable a las exigencias de la OCU, será aplicable a cualquier persona que pueda demostrar haber sido perjudicado por estos servicios. Fue admitida a trámite en diciembre de 2001.

El combate sigue: hoy en día con los SMS Premium, por ejemplo.  

Regulación de los "productos milagro"

En los primeros años 90 asistimos a una proliferación de unos productos de lo más variopinto a los que se atribuían virtudes terapéuticas. La OCU pidió el cese de su publicidad, que consideraba engañosa, y la justicia le dio la razón.

Pero el éxito de la OCU fue más allá de los tribunales. Acuñamos la denominación "producto milagro" y conseguimos que el Ministerio de Sanidad y Consumo abordara una campaña institucional alertando a los consumidores sobre estos mensajes engañosos.

Victoria contra Opening

La OCU interpuso una acción judicial por el cierre de las academias de idiomas de Opening en 2002. 

En diferentes sentencias los tribunales han dado la razón a la organización, que ha ganado también las demandas interpuestas contra las franquicias y las entidades financieras que concedían los créditos para pagar estos cursos. El juez los ha condenado a devolver las cantidades cobradas desde el cierre de las academias.

Una Ley para proteger a los consumidores

En diciembre de 2006 el Congreso de los Diputados aprobó la Ley de Mejora de la Protección de los Consumidores y Usuarios, una norma que introduce mejoras que van a permitir una mayor eficacia en la defensa de los derechos de los consumidores.

Esta Ley permitirá perseguir y erradicar prácticas abusivas contra los consumidores: el redondeo al alza, el recurso a distintos requisitos para darse alta y de baja en los contratos, la publicidad engañosa, las cláusulas abusivas en materia de vivienda...

Además, la Ley regula el régimen de las asociaciones de consumidores, estableciendo de forma clara los derechos y obligaciones de las mismas, adaptándose a la realidad del movimiento asociativo actual e introduciendo mayor transparencia e independencia en sus actuaciones, lo que a juicio de la OCU resulta positivo para su reforzamiento y consolidación.

La OCU ha tenido un papel activo en esta reforma, y muchas de sus aportaciones se han plasmado en la redacción final de la norma.

Contra las cláusulas abusivas en seguros

En 2010 el Tribunal Supremo confirmó la nulidad de 7 tipos de cláusulas de contratos de seguro impugnadas por la OCU.

La Organización de Consumidores y Usuarios ha conseguido la ilegalidad de ocho cláusulas presentes en las principales pólizas de seguros que se comercializan en España. La sección 19 de la Audiencia Provincial de Madrid dictó sentencia en junio de 2006, sentencia, estimando las peticiones de la OCU casi en su totalidad.

Nulidad de las cláusulas bancarias abusivas

En febrero de 2010 el Tribunal Supremo declara abusivas 13 cláusulas de contratos financieros.

Con esta sentencia culminó un proceso iniciado por la OCU en 2003, en el cual solicitaba que se declarasen abusivas, y por tanto nulas, varias de las cláusulas que muchas entidades financieras aplicaban a sus clientes, por ejemplo, en los contratos de tarjetas o al contratar préstamos hipotecarios.

La OCU sigue con su combate.

Compensación tras el apagón de Barcelona

El largo proceso iniciado por la OCU reclamando los derechos de los afectados por el apagón de Barcelona del año 2007 se saldó con la condena de las compañías eléctricas responsables, obligadas a indemnizar a 250.000 usuarios que no habían sido resarcidos por el corte en el suministro.

Un gran éxito judicial de la OCU, que obligará a desembolsar a Endesa una cantidad de más de 105 millones de euros.


El presente aviso regula el uso del servicio del portal de Internet "www.ocu.org" que OCU Ediciones, S.A. (con domicilio social en Albarracín, número 21, 28037, Madrid, España; con CIF número A-78602091 e inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 8364, gen. 7286, secc. 3ª, folio 1, hoja 79882-2) pone a disposición de los usuarios de Internet.

Los usuarios se comprometen a utilizar los contenidos puestos a su disposición en el portal, entendiendo por tales, sin que esta enumeración tenga carácter limitativo, los textos, fotografías, gráficos, imágenes, iconos, tecnología, software, links y demás contenidos audiovisuales o sonoros, así como su diseño gráfico y códigos fuente, de conformidad con la ley, especialmente el Texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual aprobada por Real Decreto 1/1996 de 12 de abril, así como con la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas y el orden público, y, en particular, se comprometen a abstenerse de reproducir, copiar, distribuir, poner a disposición o, de cualquier otra forma, comunicar públicamente, transformar o modificar los mencionados contenidos.

El cliente se abstendrá de llevar a cabo cualquier conducta en el uso del portal que atente contra los derechos de propiedad intelectual o industrial de OCU Ediciones, S.A. o de terceros, o que vulnere o transgreda el honor, la intimidad personal o familiar o la imagen de terceros, o que sean ilícitos o atenten a la moralidad, y dejará en todo caso indemne a OCU Ediciones S.A. frente a cualquier reclamación, judicial o extrajudicial que se presente frente a ella como consecuencia de dicho uso.

Los usuarios deberán abstenerse de obtener e, incluso, de intentar obtener los contenidos empleando para ello medios o procedimientos distintos de los que, según los casos, se hayan puesto a su disposición a este efecto o se hayan indicado a este efecto en las páginas web donde se encuentren los contenidos.

Los contenidos son propiedad intelectual de OCU Ediciones, S.A., sin que puedan entenderse cedidos al usuario ninguno de los derechos de explotación que existen o puedan existir sobre dichos contenidos más allá de lo estrictamente necesario para el correcto uso del portal.

Los usuarios reconocen que la reproducción, modificación, distribución, comercialización, descompilación, desensamblado, utilización de técnicas de ingeniería inversa o de cualquier otro medio para obtener el código fuente del portal, transformación o publicación de cualquier resultado, de pruebas, de referencias no autorizadas, de cualquiera de los elementos y utilidades integradas dentro del portal OCU Ediciones, S.A. constituye una infracción de los derechos de propiedad intelectual. En consecuencia, los usuarios se obligan expresamente a no realizar ninguna de las acciones mencionadas.

Los usuarios se abstendrán de llevar a cabo por medio del uso del portal cualquier destrucción, alteración, inutilización o daño de los datos, programas o documentos pertenecientes a OCU Ediciones S.A. o a terceros, así como de introducir o difundir en la Red programas, virus, "gusanos", "Caballos de Troya", o cualquier instrumento o dispositivo físico o electrónico que cause o sea susceptible de causar cualquier tipo de alteración en la Red, en el sistema, o en los equipos de terceros.

Así mismo, todas las marcas, nombres comerciales o signos distintivos de cualquier clase que aparecen en el portal son propiedad de OCU y OCU Ediciones, S.A., sin que pueda entenderse que el uso o acceso al portal atribuya al usuario derecho alguno sobre las citadas marcas, nombres comerciales y/o signos distintivos.

Igualmente, se prohíbe toda reproducción, cita o utilización con fines publicitarios de los artículos de las publicaciones de OCU Ediciones, S.A. o del término "Compra Maestra".

OCU Ediciones, S.A. no será responsable del inadecuado funcionamiento del portal, si ello obedece a labores de mantenimiento, a incidencias ajenas a la misma, a una defectuosa configuración de los equipos de los usuarios o a su insuficiente capacidad para soportar los sistemas informáticos indispensables para poder hacer uso del servicio.

Los usuarios y, en general, aquellas personas que se propongan establecer un hiperenlace entre su página web y el portal deberán cumplir las condiciones siguientes:

El hiperenlace únicamente permitirá el acceso a la home page o página de inicio del portal, pero no podrá reproducirlas de ninguna forma;

No se creará un frame sobre las páginas web del portal;

No se realizarán manifestaciones o indicaciones falsas, inexactas o incorrectas sobre OCU y/o OCU Ediciones, S.A.;

No se declarará ni se dará a entender que OCU Ediciones, S.A. ha autorizado el hiperenlace o que ha supervisado o asumido de cualquier forma los servicios ofrecidos o puestos a disposición de la página web en la que se establece el hiperenlace;

Excepción hecha de aquellos signos que formen parte del mismo hiperenlace, la página web en la que se establezca el hiperenlace no contendrá ninguna marca, nombre comercial, denominación, logotipo, eslogan u otros signos distintivos pertenecientes a OCU y/o OCU Ediciones, S.A.;

La página web en la que se establezca el hiperenlace no contendrá informaciones o contenidos ilícitos, contrarios a la moral y a las buenas costumbres generalmente aceptadas y al orden público, así como tampoco contendrá contenidos contrarios a cualesquiera derechos de terceros.

El establecimiento del hiperenlace no implica en ningún caso la existencia de relaciones entre OCU Ediciones, S.A. y el propietario de la página web en la que se establezca, ni la aceptación y aprobación por parte de OCU Ediciones, S.A. de sus contenidos o servicios. OCU Ediciones, S.A. no se responsabiliza en modo alguno ni garantiza la calidad, exactitud, fiabilidad, corrección o moralidad de los citados contenidos o servicios que el establecimiento del hiperenlace pueda ofrecer. Los usuarios aceptan expresamente dejar exenta a OCU Ediciones, S.A de cualquier responsabilidad relacionada con el establecimiento del hiperenlace. El usuario asume bajo su exclusiva responsabilidad las consecuencias, daños o acciones que pudieran derivarse del acceso a la página web del hiperenlace.