Consejos

Cómo limpiar tus electrodomésticos

19 enero 2016
Cómo limpiar tus electrodomésticos

Cuestan demasiado como para descuidarlos. Si los limpias a menudo, los electrodomésticos duran más. Y no hace falta recurrir siempre a productos caros: el vinagre y el bicarbonato pueden valer. Te explicamos cómo limpiar ahorrando y respetando el medio ambiente. 

Lavadora

Su limpieza es fundamental, ya que es uno de los electrodomésticos que usamos con mayor frecuencia. 

No compres productos específicos, por muy desorbitadas que sean sus promesas (y su precio). 

Es probable que no sepas por dónde empezar. Este vídeo te guía: 

Lavavajillas

  • Extrae el filtro y lávalo bajo el agua corriente con ayuda de un cepillo.
  • Limpia las paredes internas con vinagre blanco.
  • Para los malos olores: provienen de restos acumulados de comida. Vuelve a limpiar bien y pon medio limón en las cestas superiores (sustitúyelo cada dos o tres lavados).

Frigorífico

  • Limpia las paredes, los cajones y la cara interior de la puerta con una mezcla de agua y vinagre blanco.
  • Para los malos olores: repasa todas las superficies internas con un paño humedecido en pasta de bicarbonato. 

Horno

  • Cuidado con los productos específicos: suelen estar hechos a base de sosa caústica, resultando irritantes para las personas y perjudicales para el medio ambiente. Aunque son eficaces, es mejor limpiar rápidamente tras cada uso. Si es un horno de los antiguos (de chapa esmaltada) prueba este remedio casero: recubrir las paredes internas aplicando una pasta hecha con agua y bicarbonato (durante la cocción se seca y absorbe la grasa).

Microondas 

  • Limpiar con un paño de microfibra mojado con agua y vinagre.
  • Meter en el microondas un tupper lleno de agua y vinagre, encender a la máxima temperatura durante 2 minutos y después secar el interior con un trapo.
  • Si está muy sucio: usar el detergente lavaplatos.

Pequeños electrodomésticos 

  • Para la cal: un mal muy común en cafeteras, planchas, jarras hervidoras... Para evitarlo lo mejor es vaciar los recipientes cuando has terminado de usarlo (no dejes agua estancada durante horas o días). Aunque los productos antical funcionan, el vinagre es una alternativa válida si haces limpieza periódicamente. El agua con limón también es una opción.