Informe

Pensión de orfandad: quién, cuánto, cómo

1 enero 2011
Pensión de orfandad: quién, cuánto, cómo

La pensión de orfandad es una ayuda económica del Estado a los hijos, naturales o no, del trabajador fallecido. Se percibe como mínimo hasta los 18 años y es compatible con otras ayudas y rentas de trabajo hasta unos límites. Sepa cómo solicitarla.

Una ayuda para los hijos

Tienen derecho a percibir la pensión de orfandad los hijos del fallecido, dentro y fuera del matrimonio, los hijos adoptados y los del cónyuge, siempre que llevara conviviendo con el fallecido más de 2 años.

La pensión de orfandad dura, como mínimo, hasta que el hijo cumple los 18 años. Y se amplia hasta los 22 años si las rentas del hijo son inferiores al salario mínimo (8.400 euros en 2008), o si sufre una discapacidad del 33% o superior. O hasta los 24 años si tanto el padre como la madre fallecieron. Si el hijo tiene una incapacidad permanente absoluta o gran invalidez, entonces pueden recibir la pensión de orfandad a cualquier edad.

El 20% de la base reguladora

La cantidad que se cobra por pensión de orfandad es el 20% de la base reguladora del fallecido. Los huérfanos de padre y madre pueden sumar la pensión de viudedad de uno de sus progenitores a la de orfandad, siempre que no se supere el 100% de la base reguladora del fallecido, o el 118% si se trata de una familia formada por el cónyuge viudo con dos o más hijos a su cargo y con rentas bajas.

La cuantía mínima varía entre los 170 y unos 560 euros al mes. La pensión máxima para 2008 es de unos 2.300 euros mensuales. Desde 2003 está exenta de IRPF.

Aunque la pensión de orfandad se solicite tarde, incluso una vez superada la edad para poder percibirla, se cobrará un mínimo equivalente a 12 mensualidades.

Hasta los 18 años la pensión de orfandad es compatible con rentas del trabajo. En el caso de hijos con discapacidad, su pensión de orfandad es compatible con cualquier otra pensión de incapacidad reconocida por la Seguridad Social, o con una pensión de viudedad, si se casa, pero tienen que elegir entre estas dos opciones.

Hay que solicitarla

Para solicitar la pensión de orfandad hay que presentar el modelo correspondiente disponible en los Centros de Información de la Seguridad Social junto con los documentos que le requieran (DNI o identificación y el certificado de defunción del fallecido, entre otros).

Los hijos huérfanos dejan de percibir la pensión de orfandad cuando alcanzan la edad límite que se determine en su caso, o si se casan, son adoptados, fallecen o dejan de padecer la incapacidad que les da derecho a recibir esta pensión.

Se pueden solicitar otras ayudas compatibles a la pensión de orfandad como el auxilio por defunción (de tan solo unos 33 euros) para ayuda al sepelio; o la indemnización “a tanto alzado” por accidente o enfermedad laboral del fallecido.