Noticias

Un plan de pensiones no es incompatible con cobrar el subsidio

3 marzo 2016
El plan de pensiones no es incompatible con cobrar el subsidio

El Tribunal Supremo considera que rescatar un plan de pensiones al quedarse en paro no debe privar de cobrar el subsidio de desempleo, ya que esa persona que se queda en paro no aumenta su patrimonio, sino que se sustituye un elemento patrimonial por otro.

Rescatar el plan de pensiones al quedarse en paro no debe privar de cobrar el subsidio de desempleo del Servicio Público de Empleo (SEPE).

Esta jurispridencia modifica una sentencia del Tribunal Supremo que afecta al subsidio por desempleo, en el que se aplica un requisito de carencia de rentas para poder cobrarlo, no a la prestación contributiva por desempleo, cuyo cobro es independiente del resto de rentas que tenga el perceptor.

Borrón y cuenta nueva

El Supremo mantiene que esta jurisprudencia modifica la establecida antes por este mismo tribunal, que consideraba renta equiparable a la obtenida por el trabajo a la resultante de rescatar un plan de pensiones.

El Pleno ha remarcado que en realidad con el rescate del plan la persona no aumenta su patrimonio, sino que se sustituye un elemento patrimonial por otro. Únicamente sería relevante como ingreso la ganancia, plusvalía o rendimiento que hubiera podido obtener con dicho plan.

Hacienda debería seguir ese criterio

OCU considera que Hacienda debería seguir también este criterio a efectos fiscales, de manera que tampoco fuera considerado como rentas del trabajo el rescate de planes de pensiones. Solicitamos que:

  • Se cambie la tributación en el momento del cobro para que sólo se paguen impuestos por la eventual ganancia o plusvalía, pues de hecho puede tener pérdidas
  • Que no se tribute por todo el importe cobrado, como ocurre ahora, y además al tipo marginal como rentas del trabajo, que en la realidad puede ser muy superior al de las rentas del ahorro.
  • Que se favorezca el ahorro para la jubilación.

La fiscalidad de los planes de pensiones no es tan favorable como la pintan. De hecho, en la mayoría de los casos se pagan más impuestos al rescatarlos que los que se ahorran con las aportaciones y además, su rentabilidad final, salvo en contadas ocasiones, deja mucho que desear.

Por ello consideramos que si se quiere fomentar el ahorro para la jubilación, se deberían tratar de igual manera  fiscalmente todos los instrumentos de ahorro, para que haya neutralidad fiscal y no se fomente únicamente unos productos frente a otros que además pueden resultar nefastos para los consumidores.