Los sitios de OCU
Noticias

Hyundai i30: un coche cómodo

18 agosto 2013
Hyundai i30: un coche cómodo

Este modelo de Hyundai busca hacerse un hueco en el mercado europeo. No lo tiene fácil, pues debe competir con vehículos muy populares. Sus mejores bazas: el espacio interior y el diseño de sus mandos.

El Hyundai i30 está diseñado pensando especialmente en el mercado europeo, donde compite en la categoría más vendida, con modelos tan populares como el Renault Megane, Opel Astra, Citroën C4, VW Golf, Ford Focus, Peugeot 308 o Seat León.

Su precio de partida, en su versión más básica, motor de gasolina de 1400 cm3, es de 13.550 euros. Este coche también se puede comprar con otras motorizaciones, tanto de gasolina como de gasóleo.

Un interior cómodo y amplio

El puesto de conducción es bastante intuitivo y con materiales de buena calidad. El espacio, tanto en las plazas delanteras como en las traseras, es amplio y sin problemas para personas de hasta 1,90 metros de altura. Los asientos delanteros son cómodos y ofrecen una buena sujeción. En cuanto a las plazas traseras, son más blandas, pero no tan confortables como las delanteras debido a la falta de sujeción lateral.

Los reposacabezas traseros regulables permiten mejorar la visibilidad, pero no así los grandes marcos del último cristal lateral, que impiden una correcta visión.

El maletero tiene una capacidad de carga de 275 litros, algo pequeño comparado con otros coches de este tamaño. La altura de carga es demasiado alta, lo que dificulta el hecho de meter bultos en él. Sin embargo, la boca de carga es amplia y el espacio interior modulable gracias a que el asiento trasero es abatible.

El aire acondicionado, de serie en todas las versiones, funciona correctamente y permite lograr temperaturas agradables dentro del coche en poco tiempo, sobre todo en la parte delantera. Otro punto positivo del coche es la posibilidad de abrir los pequeños cristales laterales colocados en la parte trasera, lo que permite evacuar más rápidamente el calor excesivo.

En carretera

Por lo que respecta al comportamiento en carretera, comprobamos que el motor 1.4 de 109 CV proporciona prestaciones aceptables, incluso a bajas revoluciones. Las vibraciones son limitadas. El consumo medio obtenido en la prueba es de 7,1 l/100, en la media de la categoría.

El comportamiento en carretera es noble. La precisión al volante y las sensaciones transmitidas al conductor son buenas, con una ligera tendencia al subviraje en curvas tomadas a gran velocidad. En caso de necesidad, el sistema de control de estabilidad (de serie en la versión Comfort) intervendría.

En cuanto a los frenos, se ha medido una distancia de frenado de 38 m para para el coche partiendo de una velocidad de 100 km/h.

Seguridad: buena

El Hyundai i30 obtuvo 4 estrellas en las pruebas de colisiñon de EuroNCAP.

Aunque dispone de una buena lista de elementos de seguridad activa, debería tener el control de estabilidad de serie en todas las versiones. La seguridad pasiva es buena, con airbag frontales y laterales delanteros, y airbag de cortina delanteros y traseros.

El coche también cuenta con un sistema recordatorio del uso del cinturón de seguridad en todas las plazas, que nos parece básico de cara a la seguridad ya que, de nada sirve estar rodeado de airbag si no se utiliza el cinturón.

Hemos comprobado que los sistemas de retención infantiles se colocan sin problemas en este coche. El airbag frontal delantero se puede desactivar si se usa una silla en esta plaza, y las plazas laterales traseras disponen de anclajes Isofix.

La valoración de la OCU

Lo mejor:

  • Espacio interior, tanto delante como detrás
  • Ergonomía de mandos

Lo peor:

  • Sistema de regulación de los reposacabezas traseros
  • Visibilidad
  • Consumo de combustible


Al servicio de 345.000 socios.