Los sitios de OCU
Noticias

OGM : contradicciones de la Comisión

19 agosto 2010
OGM : contradicciones de la Comisión

El cultivo y consumo de los OGM sigue siendo una cuestión polémica. Las autoridades europeas toman decisiones que afectan a toda la Unión Europea, al tiempo que dan libertad a los estados para decidir si cultivan o no OGM. Los consumidores son los grandes olvidados de este debate.

Este verano de 2010 la Comisión Europea ha adoptado un paquete de medidas respecto a los OGM en el que da total libertad a los estados miembros para permitir, restringir o incluso prohibir el cultivo de aquellas plantas genéticamente modificadas cuyo cultivo se haya aprobado en la Unión Europea.

El paquete de medidas incluye 3 elementos: comunicación, una nueva recomendación sobre la coexistencia de cultivos OGM y no OGM, con la posibilidad de declarar zonas libres de Organismos Genéticamente Modificados, y un borrador de normativa que le da a los estados miembros la potestad para decidir qué hacer con los cultivos de OGM, prohibiéndolos si lo desean.

Sin embargo, los estados no podrán prohibir la venta o importación de este tipo de productos y sus derivados.

Se autorizan más OGM

Casi a la vez se han autorizado tros 5 tipos de maíz genéticamente modificado para su uso en alimentación humana y animal. La autorización no cubre el cultivo, y es por un plazo de 10 años.

También se ha renovado por 10 años el permiso de cultivo del maíz Bt.

Lo que piden los consumidores

Este paquete de decisiones pretendía contentar a las organizaciones ecologistas pero no parece que vaya a ser así.

Los consumidores, una vez más, se ven excluidos de este debate.

La comercialización y cultivo de OGM todavía no han supuesto ninguna ventaja sustancial para los consumidores (ni nutricional, ni medioambiental, ni económica…). La OCU recuerda sus reivindicaciones en este sentido, peticiones que comparten otras organizaciones europeas de consumidores.

  • Es preciso garantizar la libertad de elección de los consumidores.
  • Los agricultores tienen derecho a trabajar respetando su ética y los compromisos a los que se someten, por lo que debe garantizarse la coexistencia de diferentes producciones.
  • Es preciso realizar una valoración exhaustiva antes de dar cualquier autorización de cultivo de OGM.
  • Ante cualquier novedad científica, debe ser posible hacer una revisión rápida.
  • Los estudios toxicológicos de los fabricantes deben ser accesibles a todos, y sometidos a una evaluación de expertos independientes.
  • Los fabricantes deben ser responsables de los posibles riesgos, tanto actuales como futuros.

Para más información, consulte OGM: respondemos a sus preguntas.


Al servicio de 345.000 socios.