Informe

Disruptores endocrinos: preguntas y respuestas

29 mayo 2013
Disruptores endocrinos

El aumento de problemas hormonales en las últimas décadas o de enfermedades como las cardiovasculares, la diabetes o la obesidad, podría estar relacionado con estas sustancias tan presentes en nuestras vidas. ¿Sabes qué son y dónde están? Te lo contamos.

¿Qué son y cuántos hay?

Son sustancias químicas capaces de alterar el sistema hormonal, por eso también se les conoce como alteradores  o disruptores endocrinos. La mayoría han sido sintetizadas por el hombre.

Los nombres de algunas de ellas: dioxinas, furanos, PCB, bisfenoles, alquilfenoles o benzofenonas (derivados de procesos industriales); ftalatos o retardantes de llama bromados (asociados a plásticos); hormonas sintéticas que se utilizan para el engorde del ganado o para algunos tratamientos médicos, como los anticonceptivos; algunos pesticidas, como el DDT o el endosulfán; herbicidas como la atrazina; metales pesados, como el cadmio; ciertos filtros UV utilizados en los protectores solares; algunos conservantes usados en muchos productos cosméticos...

El número de estas sustancias va creciendo año tras año. La Unión Europea, por ejemplo, en una base de datos del año 2007, incluyó como posibles alteradores endocrinos a 553 sustancias químicas. Dentro de ellas hay 197 que han demostrado que producen alteraciones hormonales en animales. Y entre ellas, 17 están autorizadas para ser usadas en cosméticos.

Sin embargo, la OMS, en un reciente informe, apunta a unos 800 compuestos sospechosos.