Calculadora

Test: ¿Qué sabes del agua?

1
El ahorro de agua implica también ahorro de energía.

Conseguir ahorrar agua, incluso fría, se traduce en un ahorro energético, ya que se gasta energía en su acondicionamiento (planta potabilizadora) y en el tratamiento posterior (depuración). Además, para llevarla a las viviendas particulares suelen emplearse bombas que funcionan gracias a la energía eléctrica.

El ahorro de agua caliente implica un ahorro de energía aún mayor, pues en ese caso no hay que destinar ningún recurso al calentamiento.

Conseguir ahorrar agua, incluso fría, se traduce en un ahorro energético, ya que se gasta energía en su acondicionamiento (planta potabilizadora) y en el tratamiento posterior (depuración). Además, para llevarla a las viviendas particulares suelen emplearse bombas que funcionan gracias a la energía eléctrica.

El ahorro de agua caliente implica un ahorro de energía aún mayor, pues en ese caso no hay que destinar ningún recurso al calentamiento.

2
Las cisternas es el mayor punto de consumo en los hogares españoles.

No. Son los grifos. Según un reciente estudio del Canal de Isabel II, el principal consumo de agua en las viviendas de la Comunidad de Madrid se realiza en grifos, seguido de las duchas y las cisternas. En las viviendas unifamiliares el consumo es mayor (el consumo medio diario para viviendas plurifamiliares es de 291 litros diarios por vivienda, mientras el consumo en una vivienda unifamiliar se dispara a 633 litros), porque buena parte del gasto se debe a usos de exterior.

En este estudio el 62% de las cisternas tenían un volumen de descarga entre 6-10 litros, el 28% eran de bajo consumo (inferiores a 6 litros) y el volumen promedio por descarga es de 7,07. Se ha extendido la creencia que el mayor potencial de consumo en nuestros hogares está en este dispositivo, cuando realmente parece estar en los grifos.

No. Son los grifos. Según un reciente estudio del Canal de Isabel II, el principal consumo de agua en las viviendas de la Comunidad de Madrid se realiza en grifos, seguido de las duchas y las cisternas. En las viviendas unifamiliares el consumo es mayor (el consumo medio diario para viviendas plurifamiliares es de 291 litros diarios por vivienda, mientras el consumo en una vivienda unifamiliar se dispara a 633 litros), porque buena parte del gasto se debe a usos de exterior.

En este estudio el 62% de las cisternas tenían un volumen de descarga entre 6-10 litros, el 28% eran de bajo consumo (inferiores a 6 litros) y el volumen promedio por descarga es de 7,07. Se ha extendido la creencia que el mayor potencial de consumo en nuestros hogares está en este dispositivo, cuando realmente parece estar en los grifos.

3
Los filtros de agua de ósmosis además de ser caros, derrochan agua.

Los aparatos de ósmosis eliminan eficazmente las sustancias indeseables del agua de la red de suministro, siempre y cuando el dispositivo sea el adecuado y esté correctamente instalado. Pero su precio es muy elevado: cuestan de media más de 800 euros, cifra a la que hay que añadir el coste del mantenimiento anual (unos 70 euros anuales). Con todo, su mayor inconveniente es que se derrocha mucha agua, sólo se aprovecha entre un 10 o 20% del agua que entra en el circuito de filtrado.

Los aparatos de ósmosis eliminan eficazmente las sustancias indeseables del agua de la red de suministro, siempre y cuando el dispositivo sea el adecuado y esté correctamente instalado. Pero su precio es muy elevado: cuestan de media más de 800 euros, cifra a la que hay que añadir el coste del mantenimiento anual (unos 70 euros anuales). Con todo, su mayor inconveniente es que se derrocha mucha agua, sólo se aprovecha entre un 10 o 20% del agua que entra en el circuito de filtrado.

4
El mayor consumo de agua se realiza en la agricultura.

Los gastos mayores de agua no son los del entorno urbano, sino que se producen en la agricultura, que consume un 70% de agua (frente al 15% de los medios urbanos)

Los gastos mayores de agua no son los del entorno urbano, sino que se producen en la agricultura, que consume un 70% de agua (frente al 15% de los medios urbanos)

5
Las desalinizadoras no afectan al medio ambiente.

Las plantas desalinizadoras no son inocuas. Recurrir a ellas pasa factura. De entrada, en el proceso de obtención de agua y desalinización se consume mucha energía, y se emiten gases contaminantes (por ejemplo, los gases con efecto invernadero). Por otro lado, si la planta no está bien diseñada, la salmuera que se vierte al mar, por su composición, puede afectar a las especies más sensibles y, a la larga, degradar el ecosistema.

Las plantas desalinizadoras no son inocuas. Recurrir a ellas pasa factura. De entrada, en el proceso de obtención de agua y desalinización se consume mucha energía, y se emiten gases contaminantes (por ejemplo, los gases con efecto invernadero). Por otro lado, si la planta no está bien diseñada, la salmuera que se vierte al mar, por su composición, puede afectar a las especies más sensibles y, a la larga, degradar el ecosistema.

6
El cálculo de la huella hídrica incluye también a los alimentos.

La huella hídrica (huella ecológica del agua) de un país es el agua necesaria para producir los bienes y servicios que consumen sus habitantes, incluidos los alimentos. El agua interviene en la fabricación de casi cualquier producto; lo mismo da que se trate de un kilo de carne (el animal bebe y los forrajes que toma se riegan) o de un microchip (la cadena de producción puede estar alimentada con energía hidráulica). Y lo mismo ocurre con los servicios (imagine el gasto de agua de un hotel, una escuela...). Para expresar el agua empleada en obtener un producto se habla de "agua virtual".

La huella hídrica (huella ecológica del agua) de un país es el agua necesaria para producir los bienes y servicios que consumen sus habitantes, incluidos los alimentos. El agua interviene en la fabricación de casi cualquier producto; lo mismo da que se trate de un kilo de carne (el animal bebe y los forrajes que toma se riegan) o de un microchip (la cadena de producción puede estar alimentada con energía hidráulica). Y lo mismo ocurre con los servicios (imagine el gasto de agua de un hotel, una escuela...). Para expresar el agua empleada en obtener un producto se habla de "agua virtual".

7
El consumidor puede informarse acerca de la composición del agua que bebe.

La administración tiene obligación de informar a los ciudadanos acerca de la calidad del agua de distribución: los servicios municipales elaboran los boletines de análisis (o los reciben) y pueden hacerlos públicos o proporcionarlos a quien los pida: están obligados a ello. También hay un sistema de información nacional, SINAC, pero no resulta práctico pues no está suficientemente actualizado (recoge los datos proporcionados por las Comunidades Autónomas y empresas municipales).

La administración tiene obligación de informar a los ciudadanos acerca de la calidad del agua de distribución: los servicios municipales elaboran los boletines de análisis (o los reciben) y pueden hacerlos públicos o proporcionarlos a quien los pida: están obligados a ello. También hay un sistema de información nacional, SINAC, pero no resulta práctico pues no está suficientemente actualizado (recoge los datos proporcionados por las Comunidades Autónomas y empresas municipales).

8
Agua pura es sinónimo de agua de calidad.

El agua completamente pura, sin minerales, no es agua apta para consumo. Los montañeros saben que no se debe beber hielo o nieve porque produce efectos adversos: diarreas, deshidrataciones, etc. Esto es debido a que necesitamos que el agua lleve incorporados algunos elementos minerales: nuestro organismo normalmente actúa reteniendo lo que le hace falta, y las células del intestino, riñones, etc. actúan como filtros, compensando las composiciones del agua y el cuerpo. Si llega al organismo agua de composición mineral similar a la que hay en el interior de las células, éstas dejarán entrar al agua y lograremos hidratarnos y saciar la sed. Si el agua que entra a nuestro organismo es pura, las células cederán los minerales que tiene el organismo, pero le faltan a ese agua pura, y el agua será el vehículo de salida. Esto puede provocar una deshidratación, especialmente grave en personas sensibles como enfermos, ancianos, bebés, etc.

El agua completamente pura, sin minerales, no es agua apta para consumo. Los montañeros saben que no se debe beber hielo o nieve porque produce efectos adversos: diarreas, deshidrataciones, etc. Esto es debido a que necesitamos que el agua lleve incorporados algunos elementos minerales: nuestro organismo normalmente actúa reteniendo lo que le hace falta, y las células del intestino, riñones, etc. actúan como filtros, compensando las composiciones del agua y el cuerpo. Si llega al organismo agua de composición mineral similar a la que hay en el interior de las células, éstas dejarán entrar al agua y lograremos hidratarnos y saciar la sed. Si el agua que entra a nuestro organismo es pura, las células cederán los minerales que tiene el organismo, pero le faltan a ese agua pura, y el agua será el vehículo de salida. Esto puede provocar una deshidratación, especialmente grave en personas sensibles como enfermos, ancianos, bebés, etc.

9
El precio del agua lo establece el ayuntamiento.

Es el gobierno municipal el encargado de fijar el precio del agua corriente de cada localidad, lo que explica las grandes diferencias de coste entre unos lugares y otros. Estos datos se publican en las ordenanzas municipales.

Es el gobierno municipal el encargado de fijar el precio del agua corriente de cada localidad, lo que explica las grandes diferencias de coste entre unos lugares y otros. Estos datos se publican en las ordenanzas municipales.

10
Una reclamación por la mala calidad del agua o el suministro debe dirigirse siempre a la empresa suministradora.

En función del problema, puede dirigirse a las empresas distribuidoras de agua o a los servicios municipales, pues estos son la autoridad competente en este tema.

En función del problema, puede dirigirse a las empresas distribuidoras de agua o a los servicios municipales, pues estos son la autoridad competente en este tema.

Resultado


Entre 0 - 3 aciertos:
Tus conocimientos acerca de un recurso tan importante como el agua dejan bastante que desear. Te aconsejamos que te fijes atentamente en los contenidos del informe "Los consumidores y el agua": aprenderás más sobre el agua y podrás mejorar tu sensibilidad respecto a este asunto.

Resultado


Entre 4 - 7 aciertos:
Aunque sabes bastantes cosas y eres consciente de la importancia del agua como un recurso básico, tus conocimientos en la materia son mejorables. Sigue de cerca las informaciones que publicamos en www.ocu.org.

Resultado


Entre 8 - 10 aciertos:
¡Enhorabuena! Has demostrado un alto nivel de conocimientos en este campo. Seguro que la atenta lectura de las publicaciones de la OCU no es ajena a ello.

El presente aviso regula el uso del servicio del portal de Internet "www.ocu.org" que OCU Ediciones, S.A. (con domicilio social en Albarracín, número 21, 28037, Madrid, España; con CIF número A-78602091 e inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 8364, gen. 7286, secc. 3ª, folio 1, hoja 79882-2) pone a disposición de los usuarios de Internet.

Los usuarios se comprometen a utilizar los contenidos puestos a su disposición en el portal, entendiendo por tales, sin que esta enumeración tenga carácter limitativo, los textos, fotografías, gráficos, imágenes, iconos, tecnología, software, links y demás contenidos audiovisuales o sonoros, así como su diseño gráfico y códigos fuente, de conformidad con la ley, especialmente el Texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual aprobada por Real Decreto 1/1996 de 12 de abril, así como con la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas y el orden público, y, en particular, se comprometen a abstenerse de reproducir, copiar, distribuir, poner a disposición o, de cualquier otra forma, comunicar públicamente, transformar o modificar los mencionados contenidos.

El cliente se abstendrá de llevar a cabo cualquier conducta en el uso del portal que atente contra los derechos de propiedad intelectual o industrial de OCU Ediciones, S.A. o de terceros, o que vulnere o transgreda el honor, la intimidad personal o familiar o la imagen de terceros, o que sean ilícitos o atenten a la moralidad, y dejará en todo caso indemne a OCU Ediciones S.A. frente a cualquier reclamación, judicial o extrajudicial que se presente frente a ella como consecuencia de dicho uso.

Los usuarios deberán abstenerse de obtener e, incluso, de intentar obtener los contenidos empleando para ello medios o procedimientos distintos de los que, según los casos, se hayan puesto a su disposición a este efecto o se hayan indicado a este efecto en las páginas web donde se encuentren los contenidos.

Los contenidos son propiedad intelectual de OCU Ediciones, S.A., sin que puedan entenderse cedidos al usuario ninguno de los derechos de explotación que existen o puedan existir sobre dichos contenidos más allá de lo estrictamente necesario para el correcto uso del portal.

Los usuarios reconocen que la reproducción, modificación, distribución, comercialización, descompilación, desensamblado, utilización de técnicas de ingeniería inversa o de cualquier otro medio para obtener el código fuente del portal, transformación o publicación de cualquier resultado, de pruebas, de referencias no autorizadas, de cualquiera de los elementos y utilidades integradas dentro del portal OCU Ediciones, S.A. constituye una infracción de los derechos de propiedad intelectual. En consecuencia, los usuarios se obligan expresamente a no realizar ninguna de las acciones mencionadas.

Los usuarios se abstendrán de llevar a cabo por medio del uso del portal cualquier destrucción, alteración, inutilización o daño de los datos, programas o documentos pertenecientes a OCU Ediciones S.A. o a terceros, así como de introducir o difundir en la Red programas, virus, "gusanos", "Caballos de Troya", o cualquier instrumento o dispositivo físico o electrónico que cause o sea susceptible de causar cualquier tipo de alteración en la Red, en el sistema, o en los equipos de terceros.

Así mismo, todas las marcas, nombres comerciales o signos distintivos de cualquier clase que aparecen en el portal son propiedad de OCU y OCU Ediciones, S.A., sin que pueda entenderse que el uso o acceso al portal atribuya al usuario derecho alguno sobre las citadas marcas, nombres comerciales y/o signos distintivos.

Igualmente, se prohíbe toda reproducción, cita o utilización con fines publicitarios de los artículos de las publicaciones de OCU Ediciones, S.A. o del término "Compra Maestra".

OCU Ediciones, S.A. no será responsable del inadecuado funcionamiento del portal, si ello obedece a labores de mantenimiento, a incidencias ajenas a la misma, a una defectuosa configuración de los equipos de los usuarios o a su insuficiente capacidad para soportar los sistemas informáticos indispensables para poder hacer uso del servicio.

Los usuarios y, en general, aquellas personas que se propongan establecer un hiperenlace entre su página web y el portal deberán cumplir las condiciones siguientes:

El hiperenlace únicamente permitirá el acceso a la home page o página de inicio del portal, pero no podrá reproducirlas de ninguna forma;

No se creará un frame sobre las páginas web del portal;

No se realizarán manifestaciones o indicaciones falsas, inexactas o incorrectas sobre OCU y/o OCU Ediciones, S.A.;

No se declarará ni se dará a entender que OCU Ediciones, S.A. ha autorizado el hiperenlace o que ha supervisado o asumido de cualquier forma los servicios ofrecidos o puestos a disposición de la página web en la que se establece el hiperenlace;

Excepción hecha de aquellos signos que formen parte del mismo hiperenlace, la página web en la que se establezca el hiperenlace no contendrá ninguna marca, nombre comercial, denominación, logotipo, eslogan u otros signos distintivos pertenecientes a OCU y/o OCU Ediciones, S.A.;

La página web en la que se establezca el hiperenlace no contendrá informaciones o contenidos ilícitos, contrarios a la moral y a las buenas costumbres generalmente aceptadas y al orden público, así como tampoco contendrá contenidos contrarios a cualesquiera derechos de terceros.

El establecimiento del hiperenlace no implica en ningún caso la existencia de relaciones entre OCU Ediciones, S.A. y el propietario de la página web en la que se establezca, ni la aceptación y aprobación por parte de OCU Ediciones, S.A. de sus contenidos o servicios. OCU Ediciones, S.A. no se responsabiliza en modo alguno ni garantiza la calidad, exactitud, fiabilidad, corrección o moralidad de los citados contenidos o servicios que el establecimiento del hiperenlace pueda ofrecer. Los usuarios aceptan expresamente dejar exenta a OCU Ediciones, S.A de cualquier responsabilidad relacionada con el establecimiento del hiperenlace. El usuario asume bajo su exclusiva responsabilidad las consecuencias, daños o acciones que pudieran derivarse del acceso a la página web del hiperenlace.